×

En febrero, fray Eduardo Zatti se despedirá de Santiago del Estero tras seis años de misión

La comunidad parroquial de San Francisco lo despedirá cuando deba instalarse en la provincia de Córdoba para seguir allí su obra pastoral.

- 00:36 Santiago

Fray Eduardo José Zatti, “el padre Zatti”, comienza a transitar sus últimos meses en Santiago del Estero. Después de haber misionado seis años entre los santiagueños, llegó el momento de dejar la comunidad local de San Francisco para instalarse en Córdoba, en donde continuará con su labor.

Si bien ya fue notificado de su traslado, Zatti, quien supo ganarse un lugar en el corazón de los feligreses santiagueños, dejará la provincia recién a fines de febrero. La comunidad lo despedirá con todos los honores.

Vale remarcar que fray Eduardo es un fraile franciscano que estuvo ocho años misionando por África y que hace 6 años regresó a nuestra provincia, ya que había estado misionando en suelo santiagueño desde 1982 a 1995.

Hoy, aún sin ánimos de hablar de la experiencia de dejar la “Madre de Ciudades”, a la que considera parte de sus raíces, el sacerdote recuerda el afecto mutuo que experimenta a diario con los santiagueños.

“Hace una semana aproximadamente recibí la notificación de mis superiores de la Provincia Franciscana de la Asunción, al igual que todos los demás religiosos, con la noticia de los traslados. Allí me enteré que fui enviado a la Iglesia San Francisco de Córdoba, en donde celebré mi primera misa, el 24 de octubre de 1961, así que vuelvo a esas raíces, aunque en realidad, debo reconocer que también tengo en Santiago del Estero mis segundas raíces, porque llegué aquí en 1982 y estuve mucho tiempo”, expresa Za-tti en diálogo exclusivo con EL LIBERAL.

De esta manera, le da paso a los recuerdos de su vida sacerdotal: “En 1962 vine siendo un estudiante. Estuve de paso. Después ya volví a Santiago de forma estable para permanecer aquí, en el 1982 y que quedé hasta 1995. En esos 13 años ejercí diferentes oficios hasta ser párroco de San Francisco. Después me fui a Mendoza en donde estuve 3 años y medio. Y desde allí me trasladé a Mozambique, en donde viví 8 años. Al regresar a la Argentina me instalé en San Antonio de Padua, provincia de Buenos Aires. Hasta que en el 2014 volví a Santiago del Estero”.

En la provincia

El regreso a Santiago siempre fue significativo, por lo que representa la comunidad para fray Eduardo Zatti. Quizás por eso, al volver a la provincia recordó cada rostro que en el pasado había visto y que tan buenos recuerdos sembraron en él.

“En mi vuelta me encontré con mucha gente que continuaba joven de espíritu, pero con más edad”, recuerda el sacerdote, entre risas.

Y agrega: “Es muy lindo cada cosa que se vive aquí. Hay gente que se acerca para decirme que yo los casé, bauticé a sus hijos y hoy llegan a bautizar a sus nietos. Son tres generaciones para las que siempre estuve, y eso me pone muy contento. Que la gente me salude y me recuerde por esas cosas es muy reconfortable para mí”.

Afinidad

Fray Zatti siempre habla de los santiagueños con una sonrisa dibujada en su rostro.

“Siempre en Santiago me recibieron con mucha alegría, entusiasmo, y por eso yo espero no haberlos defraudado. Estoy siempre dispuesto a servirlos, sobre todo ahora. Estamos viendo a gente con muchos problemas, dificultades económicas y de familia. Pero es bueno ver que la gente siempre se acerca a la iglesia, porque aquí encuentra un nuevo motivo para tener una esperanza y eso es reconfortante”, analiza.

“Creo que hice un buen trabajo en Santiago; pido una oración para que así sea”, señaló.

Vale destacar que cuando fray Eduardo Za-tti deje la parroquia San Francisco, en su lugar llegará un sacerdote de Tucumán, dos de La Rioja, un hermano de Paraguay y otro de Tucumán, quienes se unirán al padre Mario Fuenzalida, que se encuentra en la comunidad desde hace 3 años. 

“Que este año de gracia nos ayude a ser mejores”

Fray Eduardo Zatti se instala en la actualidad y recuerda que el año está a punto de finalizar, por lo cual debemos dar gracia. En ese sentido sostiene que en lugar de “cerrar ciclos”, en esta etapa hay que asumir el compromiso de “abrirse a las nuevas oportunidades”.

Además, ante la flamante asunción del nuevo Presidente de la Argentina, el sacerdote pide al pueblo estar siempre abiertos a los cambios y a los nuevos proyectos.

“Muchos ocupan esta etapa para cerrar ciclos; yo le diría al cristiano que no hay que cerrar, sino más bien abrir corazones, tender puentes. Acaba de asumir el nuevo presidente de los argentinos y roguemos para que esto sea una esperanza para todo. Este es un sentido, el sentido cristiano de la vida. No queremos cerrar nada, queremos estar abiertos a los proyectos de Dios con nosotros. Es un año más que pasa. La tradición es decir siempre: ‘es un año de gracia del Señor’. Que este año de gracia nos ayude a ser mejores”, es el mensaje de fray Zatti para los santiagueños. l


Más noticias de hoy