×

“La capilla de Yalán es privada y es de la familia Ferreyra Lugones”

Descendientes de los constructores de la capilla y propietarios de los campos en que fue construida brindaron información sobre sus orígenes.

- 01:14 Interior

Pura Argentina Ferreyra de Atías y el Dr. Daniel Iglesias señalaron que la capilla de Yalán, en el departamento San Martín, “es privada y pertenece a la familia Ferreyra Lugones. Nunca estuvo abandonada ni desatendida”.

Como se recordará, un grupo de docentes y profesionales hizo un recorrido por la zona el lunes 7 de octubre, que incluyó este antiguo templo que data de 1925, adonde ingresaron y tomaron fotos.

En representación de la familia, la señora Ferreyra Lugones, descendiente de los propietarios de la capilla y de los campos en los que está levantada, así como su yerno y abogado, Iglesias, expresaron: “Vamos a presentar una nota en la comisión municipal de Garza (que estuvieron entre los participantes del viaje), manifestando nuestro descontento sobre la forma que han manejado este tema”, a pesar de lo cual enfatizaron que ponen “a disposición la capilla para cualquier circuito histórico, religioso o cultural que se haga, siempre y cuando se respeten los derechos de los propietarios. Ellos (en alusión a la comuna de Garza) tienen conocimiento de que es propiedad privada, porque han participado muchísimas veces de la fiesta del Sagrado Corazón”, que la familia se encarga de organizar desde siempre, según manifestaron.

“Somos varios abogados en la familia y estamos evaluando también las acciones legales, porque nos ha molestado la manera en que se ha ingresado en la iglesia, y que se la ha expuesto sobre todo, por el contenido que hay en su interior, que además de un valor económico que quizás no se puede calcular, tiene un valor afectivo muy grande, inapreciable”.

Dadas estas circunstancias, revelaron: “Momentáneamente, hemos tomado la decisión de cerrarla, con cadena y candado, hasta que se esclarezca todo esto y sepamos bien hacia dónde está dirigido todo lo que se ha hecho sin ponernos en conocimiento. En ningún momento se les iba a negar el acceso, es más, se les podría haber brindado información, para que se haga un informe completo, porque si éste es un informe que ellos quieren presentar para que se haga un circuito histórico, quién mejor que la familia propietaria les puede dar los elementos para fundar todo eso, para justificar el porqué incluirla”.

Fiesta patronal

Acerca del valor familiar, relató Iglesias: “Nosotros no conocemos, por lo menos en el país, otro caso de una capilla que sea privada, propiedad de una familia. De eso también estamos muy orgullosos, de poder año tras año renovar la fe en el Sagrado Corazón de Jesús (cada mes de junio), que es la fe cristiana que nos han inculcado generación tras generación. Hace casi cien años que ha sido creada (en 1925) y jamás faltó una vela y mucha gente ha acudido a orar, a rezar, a buscar un alivio espiritual. Ahora por la publicación se pueda atraer a gente que no tiene escrúpulos o que tiene otras intenciones, que no son las de preservar justamente ese patrimonio”.

‘Yalán para nosotros no es un solo día, es todo el año, es contactarnos con nuestros parientes que por ahí no nos vemos en todo el año, pero que nos comunicamos por teléfono o mensajes; tenemos grupo de Whatsapp” a través del cual organizan fecha y otros detalles de cada edición de la fiesta patronal, que incluye el mantenimiento edilicio.

Dijo luego: “Uno de los hijos de la señora que cuida el predio es ahijado de mi suegra. Yalán es para nosotros ir ese día con ropa para donar, con zapatillas, mercadería, porque es una zona muy carenciada, inhóspita. No tienen agua potable. Todas las comunidades cercanas conocen la historia, saben a quién pertenece, acuden a la fiesta patronal, las radios difunden para que la gente se entere. No es nada oculto”, a lo que la Sra. Ferreyra de Atías agregó: “Además traían imágenes (religiosas de los respectivos santos patronos)”, de los lugares cercanos para que participen de la fiesta.

Doctora en Antropología afirmó que el antiguo templo nunca estuvo descuidado ni abandonado

María Gabriela Lugones, Dra. en Antropología, profesora titular de Antropología cultural e investigadora del área de Ciencias Sociales del Centro de Investigaciones de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba, objetó algunos pasajes de la publicación sobre la capilla de Yalán: “En primer lugar, quiero expresar que hablo como pariente de la familia Ferreyra Lugones y como antropóloga, y en ese sentido, me parece muy sintomático y significativo que pocos días antes del 12 de octubre reaparece ese término tan preñado y tan simbólico de las formas y tradiciones de gestión colonial de las poblaciones, de los territorios y de los bienes como es el término descubrimiento. Aquí no hay ningún descubrimiento de Yalán. La capilla no precisa ser descubierta, nunca ha sido tierra de nadie, nunca ha estado abandonada, nunca ha sido descuidada siquiera. Por el contrario, es de público y notorio conocimiento su pertenencia a la familia Ferreyra Lugones, que no solo es patrimonial legal, sino también simbólica y afectiva, y a la vez es patrimonio inmaterial compartido con varias generaciones de gente de esos parajes del departamento San Martín, de La Blanca, por ejemplo. Y bajo ningún punto de vista es vivenciada por la familia en términos patrimonialistas. Siempre ha sido de puertas abiertas claramente, no bajo cualquier condición ni en cualquier circunstancia, pero siempre ha sido sentida como propia por los lugareños y por quienes conocemos y queremos esos parajes del interior santiagueño. A los cuales me llama poderosamente la atención, y también quisiera marcar en términos significativos, la otra expresión que se usa respecto de esta incursión, para no adjetivar ni cualificar lo que se dio a conocer en el diario, esta incursión pensada en términos de excursión, pensada literalmente ya no solamente en la categoría clásica colonial de densamente histórica y centenaria de descubrimiento, sino también en la de excursión, es decir ya volviendo a esta otra tradición más de la Argentina moderna y parece que fuera la excursión a los indios ranqueles, tampoco hay que excursionar para la capilla de Yalán, porque repito, no precisa ser descubierta”.

En el final coincide con el Dr. Daniel Iglesias, en el sentido que nunca estuvo descuidada y reiterando que no se puede desconocer su pertenencia y vinculación a la familia Ferreyra Lugones.l

Más noticias de hoy