×

“La violencia simbólica, un flagelo imperceptible que atraviesa a la sociedad”

- 23:29 Policiales

La violencia simbólica representa una forma de agresión en la que no existe marca visible ni secuelas psíquicas que puedan exponer el maltrato o abuso hacia una mujer. Es una manifestación de agresión en la que priman los estereotipos o patrones que buscan la naturalización de la desigualdad entre sexos.

Según un comunicado del Poder Judicial, queda por sentado que la mujer tiene “su lugar” en la sociedad, vinculado con el hogar, el cuidado de los hijos o ser objeto de deseo y sensualidad para el hombre.

En tanto, la formalidad, el trabajo físico duro y el intelecto resultarían áreas destinadas para el hombre y en el que la mujer, según estos principios, no podría desenvolverse.

La coordinadora de la Oficina de Protección a las Víctimas de Violencia Familiar y de la Mujer (OVFyM) del Poder Judicial, Dra. Eugenia Hernández, señaló que “los temas vinculados a la violencia de género, comenzaron a tratarse con otro matiz en los medios y se debe a la vigencia de la Ley Nacional Nº 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual”.

“Gracias a esta regulación, continuó, hoy vemos que cada vez que se tocan temas vinculados a la violencia de género, aparece el cartel que incita a la gente a llamar a la línea 144 ante estas situaciones. A esto se suma la reivindicación de la imagen de la mujer en muchos ámbitos televisivos, donde personalidades destacadas del mundo del espectáculo decidieron manifestar, en forma pública, la implementación de este nuevo paradigma”.

Es de destacar que, con respecto a este tipo de violencia, sus consecuencias son prácticamente imperceptibles como consecuencia de lo naturalizado que se encuentra en las estructuras mentales y sociales de las personas, a diferencia de lo que ocurre con la física o de la psicológica que sí son detectables.

Un ejemplo de este tipo de estigmatización son las publicidades en las que, con sólo comprar un determinado producto, el hombre adquiere como recompensa mujeres hermosas o imágenes en las que únicamente se desempeña como ama de casa perfecta, como si éste fuera su rol innato.

Al respecto, la funcionaria remarcó que “si bien seguimos viendo a la mujer como objeto central de publicidades vinculadas a actividades del hogar, cuidado de los hijos y demás, la estructura de pensamiento social se encuentra en un proceso de fluctuación paradigmática. Aún queda un largo camino para alcanzar la plenitud en este ámbito y es por ello que el trabajo continúa incasablemente, sobre todo en áreas de la Justicia como las nuestra”.

“Estamos generando con el Superior Tribunal de Justicia, procesos de capacitación que no van dirigidas sólo a tratar temáticas vinculadas con violencia física, verbal o psicológica, sino a formar a nuestros magistrados, funcionarios y empleados en general”.


Más noticias de hoy