×

Pedro Almodóvar se emocionó en Cannes

- 21:13 Pura Vida

Pedro Almodóvar estuvo muy emocionado en Cannes, por el gran recibimiento de “Dolor y Gloria”, un filme que encabeza las quinielas para la Palma de Oro, y tan hablador como suele serlo, recordó su infancia, su amor por el cine y lamentó no haber besado a Antonio Banderas y Leonardo Sbaraglia. “No estamos ninguno de los dos tan mal como digo en la película”, aunque dijo sentirse “achacoso”. Y aseguró que en este momento de su vida, su principal adicción y casi la única “es dormir ocho horas cada día y saber que voy a hacer una nueva película”. Porque, como recordó, su gran ambición desde siempre ha sido hacer películas “del modo más personal posible”.

Y además de hablar, y mucho, de cine, también evocó recuerdos de la niñez, parecida, pero no igual a la del personaje de Banderas en la película, el de un cineasta procedente de un pequeño pueblo, que ha vivido el éxito y ahora pasa por un momento de olvido y dolor.

Recordó la extrañeza con la que su madre le miraba cuando era pequeño -”y no era precisamente con orgullo”- y la que descubría en la mirada de los demás, de sus compañeros de colegio.

“Una mirada que tiene mucho de repulsa, de crítica y humillación. Es una experiencia muy dura para un niño, tan dura como que tu madre te mire como a un ser extraño. Pero yo era un niño muy fuerte y no pudieron conmigo con esa mirada de extrañeza”, relató sin lamento. Confesiones profundas pero también más divertidas en la rueda de prensa, como cuando reconoció que le habría gustado estar entre Leonardo Sbaraglia y Banderas cuando rodaron el beso apasionado que se dan en recuerdo de su amor ya pasado.

“Querría haber besado a los dos con la misma intensidad, pero no se me ha ocurrido pedírselo ni como director ni como hombre”, señaló Almodóvar, que se mostró orgulloso de esa escena, la del beso, entre dos hombres mayores de cincuenta años y con pasión, algo poco habitual en el cine.l


Más noticias de hoy