×

El primer partido lo jugó “a no perder”

- 09:07 Mundo Boca

El DT de Boca Juniors, Gustavo Alfaro admitió anoche, luego de que su equipo ganara por tiros penales la clasificación a las semifinales de la Copa de la Superliga, que al partido de ida en cancha de Vélez Sarsfield, que terminó 0 a 0 como esta revancha, fue “a no perder”.

De esta manera el entrenador “xeneize” les dio la derecha a los velezanos que cuestionaron a Boca porque jugó en el Amalfitani “como un equipo chico”.

Por eso el tuit lanzado apenas terminado el encuentro de anoche por el presidente boquense, Daniel Angelici, con un escueto pero significativo “el único grande”.

Y en ese cruce la respuesta inmediata fue del volante de Vélez, Matías Vargas, que ante la consulta sobre que en Boca decían que eran más grandes que su equipo, ironizó: “Por como jugaron, no lo pareció”.

Más duro, aunque haciendo hincapié en los gestos y actitudes provocativas de Mauro Zárate ante sus ex compañeros, fue el emblemático ex arquero velezano José Luis Chilavert, quien lo calificó en otro tuit de “desagradecido y fracasado”, y lo cuestionó duramente al recordarle en tono de pregunta “por qué no se golpeaba el pecho en Madrid”, cuando Boca perdió la final de la Libertadores con River.

Alfaro empezó su rueda de prensa con esa frase que terminó avalando más los dichos surgidos del lado de Vélez que de su propio club.

Y en tren de seguir aceptando cuestiones evidentes, “Lechuga” también aceptó que “para este partido se trató de armar lo más competitivo que había a mano, porque más allá del buen equipo que es Vélez, Boca está en un momento complejo donde hay que consumir los partidos de a uno sin pensar más allá de eso”.

“El primer partido en Vélez lo único que quería era no perder, para que la fase quedara abierta, y al final nos quedamos sin ‘nueve’ por la lesión de Ramón Ábila y por que Darío Benedetto estaba más para no jugar que para hacerlo”, sentenció.

“Una vez, dirigiendo a Huracán, me tocó jugar contra un Boca sin “nueve” y no nos patearon al arco, así que por eso decidí una línea de cinco, tratando de presionar lo más alto posible, y lo hicimos hasta que nos cansamos. Pero nos faltó crear jugadas de gol, y por eso lo pusimos al ‘Pipa’, para partir el encuentro y que fuera de ida y vuelta”, refirió.

El técnico agregó que al momento “en que echaron a Carlos Izquierdoz había que rearmar la defensa. Porque si no lo hacía podíamos perder en los noventa minutos y tampoco tenía garantías de que íbamos a llegar a los penales”.

“Pero para mí la actitud es más importante que la táctica, así que no quiero escuchar a mi alrededor que digan “esta Copa se puede perder”, sino que siempre hay que decir que se puede ganar”, advirtió. l


Más noticias de hoy