Puntos de Vista DR. ROBERTO GIANNONI

“Se inicia el proceso cuando sabemos que un caso es irreversible, tras realizar los tests de diagnóstico cumpliendo con los requisitos”

08/10/2018 - Hay que agradecer el trabajo de las asociaciones que luchan para generar conciencia sobre la importancia de la donación de órganos y difunden la nueva ley, porque es muy importante para nosotros que la gente sepa de qué se trata. Nosotros desde que el paciente es admitido en Terapia Intensiva que es paciente que tiene riesgo de evolucionar a una muerte cerebral comenzamos un proceso de comunicación con la familia y demás interlocutores, porque en el proceso de ablación y de trasplante intervienen un centenar de especialistas. Hasta el momento que uno realiza el diagnóstico de muerte encefálica, tiene la obligación moral y social de informar la situación, porque debemos generar donantes de órganos por la gente que está en la lista de espera. La implementación de la “Ley Justina” nos ha facilitado, de alguna manera, el camino comunicacional en el proceso. Hay sentimientos encontrados en la familia, porque se pierde una vida de un paciente en el que teníamos esperanza de que sobreviva, y después tenemos la oportunidad de transformar a partir del diagnóstico, un potencial donante de órganos para trasplantes. Por eso creo que la ley nos ha allanado bastante la comunicación con la familia, debido a que nosotros no solamente no realizamos el abordaje, sino que también cumplimos con informar a los familiares, lo que resulta positivo para el acompañamiento familiar cuando se toma la decisión. Cómo es el proceso Es importante, una vez realizado el diagnóstico, la terapia de mantenimiento de los órganos. Eso se llama procuración. Tenemos un tiempo limitado de trabajo porque cuando se produce una muerte encefálica, la parada cardíaca puede producirse en cualquier momento, y nosotros tenemos que actuar lo más presurosos posible, en forma más rápida para comunicar a los demás centros, como el Incucai, para tratar de realizarlo en tiempo y forma. El mantenimiento fundamental. El equipo del Caise trabaja en manera coordinada con distintos profesionales de la salud (médicos, enfermeros y técnicos) para tratar de preservar de la mejor manera los órganos y así llegan en un estado óptimo hacia donde vaya a ser trasplantado. El proceso puede durar horas y pasar un día. Eso depende de cómo se haga la coordinación a nivel Incucai central de los equipos y las asignaciones de los órganos que pueden ser trasplantados, y el movimiento de toda la parafernalia que implica un proceso de donación porque se tiene que movilizar centros de trasplantes. Tiene que estar coordinado para hacer todo en un mismo momento. Para derribar los mitos es que tratamos de brindar toda la información a todo el grupo familiar, desde que sabemos que el paciente tiene una muerte cerebral y que tiene un sostenimiento artificial, a través del respirador, dando oxígeno, con drogas para que esos órganos sean sostenibles hasta que se lleva a cabo el proceso de ablación. Sabemos que un caso es irreversible cuando realizamos los tests de diagnóstico después de cumplir con una serie de requisitos. Todos los pacientes que van a ser diagnosticados deben cumplir una serie de requisitos, que rige la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, como también el Incucai. Los mismos son certificados por especialistas neurólogos. La “Ley Justina” también contempla aspectos de la creación de servicios hospitalarios y también hace referencia a la capacitación continua en ablación, procuración y trasplante. El equipo Caise trata de capacitar y difundir el trabajo. El terapista es el médico que admite a estos pacientes que tienen riesgo de vida, por eso quizás es el profesional más capacitado para diagnosticar la muerte cerebral como también mantener el proceso de procuración. Hay variables que son necesarias, protocolos que hay que cumplir y la importancia de todo es el poco tiempo que tenemos hasta que el paciente tiene su desenlace natural. Por eso, trabajamos en equipo y hay que aclarar que los procesos ablacionarios realizados con éxitos no solo se realizaron en el Hospital Regional, sino también en los centros privados.

 
Compartí
esta nota

También te puede interesar