Cuando nuestra sexualidad pasa por variables como el estrés, la disfunción eréctil, la anorgasmia y la crisis económica

07/10/2018 -

Leer todas estas formas en las que el estrés afecta tu vida sexual puede ser un poco estresante, lo que nos lleva a un círculo vicioso que queremos evitar.

Es por esto que debemos tratar de relajarnos con pequeñas cosas, como hacer ejercicios, darte un baño tibio, tomar un rico licuado de frutas, jugar con tu pareja, o incluso, los especialistas sexólogo/as asegura que masturbarse puede ayudar a que reduzcas tu estrés.

Sin duda, la palabra de moda, por desgracia, y por la realidad, es crisis económica y entre todos estamos llevando su sentido a todos los aspectos de nuestra vida. Pero es bueno no caer en la charlatanería cuando estamos hablando de salud mental y corporal y aún más importante de enfermedades que afectan a pacientes y, por tanto, generan en ellos gran preocupación y ansiedad.

Está claramente demostrado y lo hemos comentado en varias ocasiones, que una causa o tipo de disfunción sexual se basa en la propia inhibición por parte del individuo de su sexualidad. Esta situación afecta tanto a hombres como a mujeres, al deseo sexual o libido, a la erección, al orgasmo, y en general a toda la esfera psico-sexual del individuo.

Centrándonos en el hombre, las causas de disfunción eréctil (DE) psicológica son muchas y variadas, desde la ansiedad, la falta de actividad física, el sedentarismo, el estrés y por sobre todo las cuestiones económicas cuando no están nada bien y todo aquello que perturbe nuestra estabilidad emocional y buena salud mental.

Pero estos factores están presentes en nuestras vidas desde siempre, en tanto en cuanto son parte indefectible de nuestra sociedad occidental. Cualquier individuo a lo largo de su vida puede tener que enfrentarse a estos problemas y debe consultar para recibir ayuda e información y así poder solucionarlo. Consultando al Dr. Ignacio Moncada, existen estudios epidemiológicos científicos que han detectado un aumento significativo de manera reciente en el número de pacientes que acuden a nuestras consultas por este tipo de problemas (DE, falta de apetito o deseo sexual, etc.) con motivo de la crisis económica.

Es también cierto que como hemos comentado en otras ocasiones, la DE es una patología claramente diagnosticada de forma explícita al paciente para su conocimiento y posterior tratamiento en nuestro país. Por supuesto que el sentimiento de ruina puede ser una causa de estrés y ansiedad, pero como otras tantas situaciones que pueden acontecer en la vida de un individuo.

En importante manejar bien este tipo de informaciones porque los mensajes que se lanzan desde los especialistas neuropsicólogos y sexólogos pueden y deben tener un impacto en la población y deben ser basados en datos contrastados, para que el efecto que se quiera conseguir sea sólido y rotundo. La disfunción eréctil es una enfermedad que se presta con facilidad al comentario fácil, jocoso y poco fundado.

Si queremos que cada día más nuestro Sistema Público de Salud considere esta patología como un problema de salud real e importante, como enfermedad o síntoma ‘guía o alerta’ para detectar otras patologías (enfermedad cardiovascular, diabetes, etc.) y dedique medios económicos a pesar de nuestra crisis para diagnosticar, tratar e investigar este tema, nosotros como especialistas debemos tener responsabilidad a la hora de abordar el tema y de emitir diagnósticos presuntivos, sugerencias y orientaciones para el paciente.

El estrés, las preocupaciones por los apuros económicos, la presión por no llegar a final de mes, el miedo al despido... está afectando a las relaciones sexuales de muchas parejas argentinas. Son ellos quienes más lo sufren. La población masculina que tiene problemas de erección ha aumentado desde que comenzó la crisis.

Los hombres a los que el desempleo golpea con dureza son los que manifiestan consecuencias fatales en su vida sexual. La libido se resiente con los problemas psicológicos.

Según Forsamax, una empresa creadora del nuevo viagra ciento por ciento natural, el número de hombres afectados por problemas de erección se ha incrementado un 21% en personas de 30 a 50 años y un 5% en personas por encima de los 50. En concreto, en varones de 40 a 60 años los casos que acuden a las consultas se han incrementado en un 14% y de 20 a 40 un 21%.

En 2008, las causas que provocaron la disfunción eréctil fueron un 38% psicológicas y un 42% físicas, mientras que este año 2018, un 57% de las causas son psicológicas y un 53% son físicas, se revirtieron con los años siendo el disparador de las DE.

La conclusión que hemos obtenido a partir de las encuestas realizadas es que los datos son determinantes; con la llegada de la crisis económica se han disparado los casos de disfunción eréctil entre los varones llegando a incrementar en un 16% esta enfermedad, a la par que también aumenta el porcentaje de causas psicológicas frente a las físicas. La situación de estrés por la que pasa el país está generando un aumento importante de este problema. Ya lo advirtieron los urólogos. El estrés, la ansiedad y, en general, los problemas económicos pueden influir negativamente en la actividad sexual.

Esto se debe a que la sexualidad tiene un componente emocional y la libido se ve afectada por los trastornos neuropsicológicos, aseguró entonces el doctor Ignacio Moncada. En este tiempo estamos observando, cuando elaboramos su historial clínico, que detrás de esta alteración existe un componente emocional motivado por el estrés o la ansiedad que en muchas ocasiones puede estar causado por la mala situación económica.

 
Compartí
esta nota

También te puede interesar