Para vivir mejor PSICOLOGÍA

Amnesia disociativa: Incapacidad de recordar información personal traumática

Por el Lic. Mariano Vega Botter, Neuropsicólogo.

08/04/2018 -

¿QUÉ ES LA AMNESIA DISOCIATIVA?

La amnesia disociativa, también conocida como amnesia psicógena, es un trastorno de la memoria caracterizado por una pérdida repentina de la memoria episódica retrógrada, que se produce durante un período de tiempo que varía de horas a años. Se ha definido como un trastorno disociativo caracterizado por brechas de memoria informadas retrospectivamente. Estas brechas implican la incapacidad de recordar información personal, generalmente de naturaleza traumática.

El síndrome clínico atípico del trastorno de la memoria es que una persona con amnesia psicógena es profundamente incapaz de recordar información personal sobre ellos mismos; existe una falta de autoconocimiento consciente que afecta incluso el autoconocimiento simple, como quiénes son. La amnesia psicógena se distingue de la amnesia orgánica en que se supone que es el resultado de una causa no orgánica; ningún daño cerebral estructural o lesión cerebral debería ser evidente, pero alguna forma de estrés psicológico debería precipitar la amnesia.

Síntomas y signos

El síntoma principal es la pérdida de memoria que no concuerda con el olvido normal. La amnesia puede ser:

l Localizada.

l Selectiva.

l Generalizada.

l Sistematizada.

l Continua.

La amnesia localizada implica no poder recordar un evento o eventos específicos o un período específico de tiempo; estas lagunas en la memoria suelen estar relacionadas con el trauma o el estrés. Por ejemplo, los pacientes pueden olvidar los meses o años de abuso cuando era niño o los días pasados en un combate intenso. La amnesia puede no manifestarse durante horas, días o más después del período traumático. Por lo general, el período de tiempo olvidado, que puede variar de minutos a décadas, está claramente demarcado. Por lo general, los pacientes experimentan uno o más episodios de pérdida de memoria.

La amnesia selectiva implica olvidar solo algunos de los eventos durante un cierto período de tiempo o solo parte de un evento traumático. Los pacientes pueden tener amnesia localizada y selectiva.

En la amnesia generalizada, los pacientes olvidan su identidad y su historia de vida, por ejemplo, quiénes son, a dónde fueron, a quienes le hablaron y qué hicieron, dijeron, pensaron, experimentaron y sintieron. Algunos ya no pueden acceder a las habilidades bien aprendidas y pierden información anteriormente conocida sobre el mundo. La amnesia disociativa generalizada es rara; es más común entre los veteranos de combate, las personas que han sido asaltadas sexualmente y las personas que experimentan estrés o conflicto extremo. El inicio suele ser repentino.

Con amnesia sistematizada, los pacientes olvidan información en una categoría específica, como toda la información sobre una persona en particular o sobre su familia.

La amnesia continua, los pacientes olvidan cada nuevo evento a medida que ocurre.

La mayoría de los pacientes desconocen en parte o por completo que tienen lagunas en su memoria. Solo se dan cuenta cuando se pierde la identidad personal o cuando las circunstancias los hacen conscientes, por ejemplo, cuando otros se lo cuentan o les preguntan sobre eventos que no pueden recordar.

Los pacientes que se ven poco después de convertirse en amnésicos pueden parecer confundidos. Algunos están muy angustiados; otros son indiferentes, tienen dificultades para formar y mantener relaciones.

Los síntomas neuropsicológicos depresivos y funcionales son comunes, al igual que los comportamientos suicidas y otros autodestructivos. El riesgo de comportamientos suicidas puede incrementarse cuando la amnesia se resuelve de repente y los pacientes se sienten abrumados por las memorias traumáticas.

CAUSAS

La principal causa es el estrés asociado con experiencias traumáticas que el paciente ha sobrevivido o presenciado. Estos pueden incluir factores estresantes de la vida tales como problemas financieros serios, la muerte de un padre o su cónyuge, un conflicto interno extremo y la culpa relacionada con crímenes serios o agitación causada por dificultades con otra persona.

La susceptibilidad a la hipnosis parece ser un factor predisponente en la amnesia disociativa. Sin embargo, a partir del 2002, no se han asociado genes específicos con vulnerabilidad a esta amnesia.

Algunos tipos de personalidad y rasgos de carácter parecen ser factores de riesgo para trastornos disociativos. Un grupo de investigadores en los Estados Unidos ha descubierto que las personas diagnosticadas con trastornos disociativos tienen puntajes mucho más altos para las defensas psicológicas inmaduras que los sujetos normales.

DIAGNÓSTICO

Criterios clínicos. El diagnóstico de amnesia disociativa es clínico, basado en los criterios del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, quinta edición (DSM-V): los pacientes no pueden recordar información personal importante (por lo general relacionada con el trauma o el estrés) que normalmente no se perdería con el olvido ordinario.

Los síntomas causan angustia significativa o afectan significativamente el funcionamiento social u ocupacional.

Además, los síntomas no pueden explicarse mejor por los efectos de una droga u otro trastorno (por ejemplo, convulsiones parciales complejas, abuso de sustancias, lesión cerebral traumática, trastorno de estrés postraumático (TEPT), otro trastorno disociativo).

El diagnóstico requiere un examen médico y neuropsicológico para descartar otras posibles causas. La evaluación inicial debe incluir:

Resonancia magnética para descartar causas estructurales.

Electroencefalograma para descartar un trastorno convulsivo.

Exámenes de sangre y orina para descartar causas tóxicas, como el consumo de drogas ilícitas.

Las pruebas neuropsicológicas pueden ayudar a caracterizar mejor la naturaleza de las experiencias disociativas.

¿CÓMO SE TRATA?

Los objetivos del tratamiento son aliviar los síntomas, asegurarse de que el paciente y los que lo rodean están a salvo, y “volver a conectar” a la persona con sus recuerdos perdidos. El tratamiento también tiene como objetivo ayudar a la persona desde lo neuropsicológico:

Haga frente con seguridad y maneje los eventos dolorosos.

Desarrollar nuevas habilidades de afrontamiento y habilidades para la vida.

Vuelva a funcionar lo mejor posible y mejorar las relaciones.

El mejor enfoque de tratamiento depende de la persona, el tipo de amnesia y la gravedad de los síntomas. Lo más probable es que el tratamiento incluya alguna combinación de los siguientes métodos:

Psicoterapia: la psicoterapia, a veces llamada “terapia de conversación”, es el tratamiento principal para los trastornos disociativos. Este es un término amplio que incluye varias formas de terapia.

Psicoterapia cognitivo - Conductual: ésta forma de psicoterapia neuropsicológica se centra en cambiar los patrones, sentimientos y conductas de pensamiento dañino.

Desensibilización y reprocesamiento del movimiento ocular: esta técnica neuropsicológica está diseñada para tratar a las personas que tienen pesadillas continuas, flashbacks y otros síntomas del trastorno de estrés postraumático (TEPT).

Terapia de conducta dialéctica: esta forma de psicoterapia neuropsicológica es para personas con trastornos severos de la personalidad (que pueden incluir síntomas disociativos), y a menudo ocurre después de que la persona ha sufrido abusos o traumas.

Terapia Familiar:esto ayuda a enseñar a la familia sobre el trastorno y ayuda a los miembros de la familia a reconocer si los síntomas del paciente vuelven.

Terapias creativas (por ejemplo, arteterapia, musicoterapia): estas terapias alternativas permiten a los pacientes explorar y expresar sus pensamientos, sentimientos y experiencias en un ambiente seguro y creativo.

Técnicas de meditación y relajación: Ayudan a las personas a manejar mejor sus síntomas disociativos y a ser más conscientes de sus estados internos.

Hipnosis Clínica: este es un tratamiento que usa una intensa relajación, concentración y atención enfocada para lograr un estado diferente de conciencia, y permite que las personas exploren pensamientos, sentimientos y recuerdos que puedan haber escondido de sus mentes conscientes.

Medicamentos: no hay medicamentos para tratar los trastornos disociativos. Sin embargo, las personas con trastornos disociativos, especialmente aquellos con depresión y / o ansiedad, pueden beneficiarse del tratamiento con medicamentos antidepresivos o anti-ansiedad.

Las personas con amnesia disociativa generalmente responden bien al tratamiento; sin embargo, el progreso y el éxito depende de muchas cosas, incluida la situación de vida de la persona y si él o ella tiene el apoyo de familiares y amigos.


 
Compartí
esta nota

También te puede interesar