Santiago EFECTOS

Más de cien estudiantes ingresaron alcoholizados a un colegio del centro

Debieron intervenir efectivos policiales, quienes les secuestraron numerosas bebidas alcohólicas y energizantes. Las autoridades del establecimiento citaron a los padres.

13/03/2018 -

Nuevamente un episodio de descontrol juvenil se produjo ayer en nuestra ciudad, cuando la policía de la provincia debió intervenir porque más de cien estudiantes ingresaron a un establecimiento educativo del centro de la ciudad con numerosas bebidas alcohólicas y, muchos de ellos, en estado de ebriedad.

El hecho se produjo en las primeras horas del lunes, cuando el grupo de estudiantes ingresó al edificio de un colegio ubicado sobre calle Libertad, en pleno centro capitalino, y fueron sorprendidos con varias botellas de vodka y fernet, cajas de vino, jugo, gaseosas y energizantes.

Según se supo, los estudiantes habían amanecido en una de las fiestas denominadas "último primer día", que organizan los alumnos que comienzan a cursar el quinto año, y que se desarrolló en una finca privada de El Zanjón.

Los directivos del establecimiento dejaron que los chicos ingresaran al local, pero ya notificados de la situación, se hicieron presentes efectivos de la Seccional Primera y de la División Prevención y Lucha Contra el Alcoholismo, de la Policía de la Provincia.

Intervención

Los efectivos policiales secuestraron toda la bebida que habían llevado los chicos (incluso algunos instrumentos musicales), y procedieron a la identificación de los mismos.

Por su parte, los responsables del Colegio procedieron a notificar a los padres de los alumnos para ponerlos al tanto de la situación y se labró que fue firmada por los mismos.

Según trascendió, el colegio adoptará medidas disciplinarias contra los alumnos que protagonizaron el lamentable episodio.

Los estudiantes llegaron al centro en un vehículo contratado al efecto, y antes de ingresar al establecimiento protagonizaron una ruidosa manifestación, que sorprendió a quienes a esa hora se encontraban en el centro capitalino.

Repercusión

Frente a esta nueva situación, desde Proyecto Padres repudiaron este tipo de episodios, e insistieron en que la principal responsabilidad es de los mayores, ante la creencia de que "no se puede organizar una fiesta de este tipo, en una finca privada, sin que intervenga alguna persona mayor".

"Esto ha llegado a un punto preocupante. Todos los días nos encontramos con que suceden este tipo de hechos lamentables, y nadie repara en que está en juego la vida de nuestros hijos. No entiendo cómo hay padres que admiten, aceptan y apañan esto, porque no se puede organizar una fiesta en una casa de familia sin que el padre no lo sepa. Siempre están los mayores que incluso les compran las bebidas o les alquilan la finca", lamentó Marcelo Arambuena, titular de Proyecto Padres.

Y fue más allá en cuanto a la responsabilidad de los adultos, al comentar que "es impresionante cómo reaccionan cuando se realizan los operativos y se clausura alguna fiesta clandestina. Hay que escuchar cómo insultan a los policías y a nosotros, incluso delante de sus propios hijos, lamentablemente la solución debe empezar por que los padres tomen conciencia".

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar